Mejores Prácticas en Prevención y protección de riesgos de transporte y distribución

“INCLUSION DE GIGANTOGRAFIAS DE CHAPAS PATENTES EN TRANSPORTE DE CARGA”

Policía de la Provincia de Buenos Aires-Dpto. Piratería)
Acceda al PDF con la información >>

Dec. 779/95 – Reglamento General para el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera.
Anexo a los Artículos 29 inciso e) y 56 inciso h).ANEXOS
REGLAMENTO GENERAL PARA EL TRANSPORTE DE MERCANCIAS PELIGROSAS POR CARRETERA.
CAPITULO I.

DISPOSICIONES GENERALES.

ARTICULO 1°.- Este Reglamento General para el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera, establece las reglas y procedimientos para el transporte por carretera de mercancías que siendo imprescindibles para la vida moderna, solo consideradas peligrosas por presentar riesgos para la salud de las personas. para la seguridad pública o para el medio ambiente. Esta catalogación de peligrosas se realiza de acuerdo a la Clasificación y Numeración enunciadas en las Recomendaciones para el Transporte de Mercancías Peligrosas de las Naciones Unidas y en el Listado de Mercancías Peligrosas aprobado en el ámbito del MERCOSUR – “Acuerdo sobre Transporte de Mercancías Peligrosas y sus Anexos”, que incluye los Códigos de Riesgo y las Cantidades Exentas por sustancia.

ARTICULO 2°.- Apruébanse las disposiciones funcionales que se especifican en los artículos siguientes.

ARTICULO 3°.- Las normas referidas en el “Acuerdo sobre Transporte de Mercancías Peligrosas y sus Anexos”, aprobado en el ámbito del MERCOSUR forman parte de la presente Reglamentación.

ARTICULO 4°.- La SECRETARIA DE TRANSPORTE DE LA NACION a través de la COMISION NACIONAL DEL TRANSITO Y LA SEGURIDAD VIAL, es el organismo de aplicación del presente Reglamento quedando facultada para:

a) Incorporar nuevas disposiciones y modificar las Normas de este Reglamento General para el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera;

b) Proyectar el Régimen de Sanciones pertinente y disponer las Normas de Especificación Técnica inherentes al Transporte de Mercancías Peligrosas;

c) Intervenir en las cuestiones relacionadas con la aplicación de leyes, reglamentos, disposiciones u otras normas en general, relativas al transporte de mercancías peligrosas de carácter nacional o internacional.

d) Disponer las normas complementarias que requiere la aplicación del presente Reglamento, tales como:

– Currícula, programa y certificado para el curso de capacitación básico obligatorio para los conductores de vehículos del transporte de mercancías peligrosas;

– Clasificación y definición de las clases de las mercancías peligrosas;
– Disposiciones generales para el transporte de mercancías peligrosas;
– Disposiciones particulares para cada una de las clases de mercancías peligrosas;
– Listado de mercancías peligrosas;
– Denominación apropiada para el transporte;
– Disposiciones particulares para el transporte de mercancías peligrosas en cantidades limitadas.
– Elementos identificatorios de los riesgos;
– Embalajes;
– Disposiciones relativas a los recipientes intermedios para granel (RIGs);
– Disposiciones relativas a los contenedores, cisternas, contenedores cisterna e iso-contenedores.

ARTICULO 5°.- El transporte de las mercancías peligrosas se regirá por las disposiciones del presente Reglamento General y por la reglamentación específica vigente dispuesta por los organismos designados Autoridad de Aplicación de leyes o normas relativas a determinadas mercancías peligrosas, tales como la DIRECCION GENERAL DE FABRICACIONES MILITARES, la SUBSECRETARIA DE COMBUSTIBLES, la COMISION NACIONAL DE ENERGIA ATOMICA, la SECRETARIA DE RECURSOS NATURALES Y AMBIENTE HUMANO, etcétera.

ARTICULO 6°.- Será aceptado el ingreso o egreso de mercancías peligrosas efectuadas conforme a las exigencias establecidas por la Organización Marítima Internacional (OMI) o la Organización para la Aviación Civil Internacional (OACI).

ARTICULO 7°.- A los fines del transporte, las mercancías peligrosas estarán colocadas en embalajes o equipamientos marcadas e identificadas que cumplan con los requisitos establecidos en las Recomendaciones de Naciones Unidas para el Transporte de Mercancías Peligrosas, conforme a los procedimientos nacionales que respondan a tales requisitos.

La documentación, rótulos, etiquetas y otras inscripciones exigidas para el Transporte de Mercancías Peligrosas, serán validas y aceptadas en el idioma oficial de los países de origen y de destino.

Las instrucciones escritas (Fichas de Intervención) a que hace referencia el literal b) del Artículo 35, deben ser redactadas en los idiomas oficiales de los países de procedencia, tránsito y destino.

ARTICULO 8°.- Serán aceptadas las certificaciones habilitaciones, licencias, aprobaciones o informes de ensayo expedidos en otros países, siempre que estos tengan, al menos, idénticas exigencias que las normas nacionales.

CAPITULO II.

DE LAS CONDICIONES DEL TRANSPORTE.

SECCION I.

DE LOS VEHICULOS Y LOS EQUIPAMIENTOS.

ARTICULO 9°.- El transporte de mercancías peligrosas solo puede ser realizado por vehículos y equipamientos (como por ejemplo cisternas y contenedores) cuyas características técnicas y estado de conservación garanticen seguridad compatible con los riesgos correspondientes a las mercancías transportadas.

1.- Los vehículos y equipamientos especializados para el transporte de mercancías peligrosas a granel deben ser fabricados de acuerdo con las normas y reglamentos técnicos vigentes. En la inexistencia de estos, con una norma técnica reconocida internacionalmente y aceptada por la autoridad competente.

2.- Cada Autoridad de Aplicación indicará el organismo responsable para certificar directamente a través de una entidad por el designada, la adecuación de los vehículos y equipamientos al transporte de mercancías peligrosas a granel, así como para expedir el correspondiente certificado de habilitación.

3.- Los vehículos y equipamientos que trata este artículo, serán inspeccionados con la periodicidad establecida por la norma técnica respectiva, por el organismo competente o la entidad por el designada.

4.- En caso de accidente, avería o modificación estructural, los vehículos y equipamientos referidos, deben ser inspeccionados y ensayados por el organismo competente o por la entidad por él designada, antes de su retorno a la actividad.

5.- Luego de cada inspección será expedido un nuevo certificado de habilitación.

ARTICULO 10.- Los vehículos y equipamientos que hayan sido usados en el transporte de mercancías peligrosas solo podrán ser utilizados para otro fin, luego de habérseles efectuado una completa liquidación y descontaminación.

1.- Toda operación de limpieza y descontaminación será realizada en lugares apropiados, y la disposición de los residuos de los contenidos y productos utilizados en la limpieza deben cumplir las legislaciones y normas vigentes de la jurisdicción.

2.- Las condiciones para la limpieza y descontaminación de los vehículos y equipamientos después de la descarga, serán establecidas en conjunto por el transportista y por el fabricante del producto o el expedidor.

3.- El lugar y las condiciones de las instalaciones donde se desarrollaran tales operaciones, establecidas en conjunto por el transportador y por el fabricante del producto o expedidor.

4.- La responsabilidad por la ejecución de la limpieza y descontaminación será estipulada en el contrato de transporte.

ARTICULO 11.- Durante las operaciones de carga, transporte, descarga, transbordo, limpieza y descontaminación, los vehículos y equipamientos utilizados en el transporte de mercancías peligrosas deben portar los rótulos de riesgo y paneles de seguridad identificadores de la carga, de acuerdo con lo dispuesto en las Normas de Especificación Técnicas, así como las instrucciones escritas (Ficha de Intervención) a que hace referencia el literal b) del Artículo 35.

Después de las operaciones de limpieza y completa descontaminación de los vehículos y equipamientos. Los rótulos de riesgo, paneles de seguridad e instrucciones referidas, serán retirados del vehículo o equipamiento.

ARTICULO 12.- Los vehículos utilizados en el transporte de mercancías peligrosas deben portar un conjunto de equipamientos para situaciones de emergencia conforme a las normas vigentes. En la inexistencia de éstas, en una norma reconocida internacionalmente o siguiendo recomendaciones del fabricante del producto.

ARTICULO 13.- En el transporte de mercancías peligrosas los vehículos deben estar equipados con un elemento registrador de las operaciones, el que cumplirá con las Normas de Especificación Técnica que se dicten al respecto.

ARTICULO 14.- Esta prohibido el transporte de mercancías peligrosas en vehículos destinados al transporte colectivo de pasajeros.

En los vehículos de transporte de pasajeros, los equipajes acompañados solo podrán contener productos peligrosos de uso personal (medicinal o de tocador) en una cantidad no mayor a UN KILOGRAMO ( 1 kg) o UN LITRO (1 l), por pasajero. Asimismo, le está totalmente prohibido el transporte de sustancias de las Clases 1 (Explosivos) y 7 (Radiactivos).

ARTICULO 15.- En ningún caso una unidad de transporte cargada con mercancías peligrosas puede circular con más de un remolque o semirremolque.

SECCION II.

DEL ACONDICIONAMIENTO, CARGA, DESCARGA, ALMACENAJE Y

OPERACIONES DE TRANSPORTE.

ARTICULO 16.- Las mercancías peligrosas deben ser acondicionadas de forma tal que soporten los riesgos de la carga, transporte, descarga y transbordo, siendo el expedidor responsable por el adecuado acondicionamiento de las mercancías, siguiendo las especificaciones del fabricante de éstos, observando las condiciones generales y particulares aplicables a los embalajes y recipientes intermedios para graneles (RIG), que constan en las Normas de Especificación Técnica.

1.- En el caso de un producto importado, el importador es responsable por la observancia de lo dispuesto, correspondiéndole adoptar las providencias necesarias junto con el expedidor.

2.- El transportista solo aceptará para el transporte aquellas mercancías adecuadamente rotuladas, etiquetadas y marcadas de acuerdo con la correspondiente clasificación y los tipos de riesgo.

ARTICULO 17.- Está prohibido el transporte en el mismo vehículo o contenedor de mercancías peligrosas con otro tipo de mercadería o con otro producto peligroso, salvo que hubiese compatibilidad entre las diferentes mercancías transportadas.

1.- Son incompatibles a los fines del transporte en conjunto, las mercancías que, puestas en contacto entre si, puedan sufrir alteraciones de las características físicas o químicas originales de cualquiera de ellas con riesgo de provocar explosión, desprendimiento de llamas o calor, formación de compuestos, mezclas, vapores o gases peligrosos.

2.- Está prohibido el transporte de mercancías peligrosas con riesgo de contaminación, junto con alimentos, medicamentos u objetos destinados al uso humano o animal o con embalajes de mercaderías destinadas al mismo fin.

3.- Está prohibido el transporte de animales vivos con cualquier producto peligroso.

4.- Para la aplicación de las prohibiciones de carga en común, previstas en este artículo, no serán consideradas las mercancías colocadas en pequeños contenedores individuales, siempre que éstos aseguren la imposibilidad de daños a personas, mercaderías o al medio ambiente.

ARTICULO 18.- Esta prohibido transportar productos para uso humano o animal en cisternas de carga destinadas al transporte de mercancías peligrosas.

Excepto que este sea efectuado con el conocimiento y aprobación del expedidor, conforme a la declaración firmada por el transportista manifestando cuales fueron los últimos productos transportados por el vehículo y las normas de descontaminación utilizadas, sin perjuicio de la responsabilidad del transportista.

ARTICULO 19.- El manipuleo, carga, descarga y estiba de bultos que contengan mercancías peligrosas serán ejecutados en condiciones de seguridad adecuadas a las características de las mercancías y a la naturaleza de sus riesgos.

ARTICULO 20.- Las mercancías peligrosas que sean almacenadas en depósitos de transferencia de carga, deben continuar observando las normas y medidas de seguridad específicas, adecuadas a la naturaleza de los riesgos.

ARTICULO 21.- Los diferentes componentes de un cargamento que incluya mercancías peligrosas deben ser convenientemente estibados y sujetos por medios apropiados, de modo de evitar cualquier desplazamiento de tales componentes, unos con respecto a los otros, y en relación con las paredes del vehículo o contenedor.

ARTICULO 22.- Cuando un cargamento incluya mercancías peligrosas y no peligrosas, éstas deben ser estibadas separadamente.

ARTICULO 23.- Está prohibido al personal involucrado en la operación de transporte abrir bultos que contengan mercancías peligrosas.

SECCION III.

DEL ITINERARIO Y DEL ESTACIONAMIENTO.

ARTICULO 24.- El transportista deberá programar el itinerario del vehículo que transporte mercancías peligrosas de forma tal de evitar, si existe alternativa, el uso de vías en áreas densamente pobladas o de protección de embalses, reservas de agua o reservas forestales y ecológicas, o sus proximidades, así como el uso de aquellas de gran afluencia de personas y vehículos en los horarios de mayor intensificación de tránsito.

ARTICULO 25.- Las autoridades con jurisdicción sobre las vías pueden determinar restricciones al tránsito de vehículos que transporten mercancías peligrosas, a lo largo de toda su extensión o parte de ella, señalizando los tramos con restricción y asegurando un itinerario alternativo que no presente mayor riesgo, así como establecer lugares y períodos con restricciones para estacionamiento, parada, carga y descarga.

En caso en que el itinerario previsto exija ineludiblemente el uso de una vía con restricción de circulación, el transportador justificará dicha situación ante la autoridad con jurisdicción sobre la misma, quien podrá establecer requisitos aplicables a la realización del viaje.

ARTICULO 26.- El vehículo que transporta mercancías peligrosas solamente podrá estacionar, para descanso o pernocte de la tripulación, en áreas previamente determinadas por las autoridades competentes y, en caso de inexistencia de las mismas, deberá evitar el estacionamiento en zonas residenciales. Lugares públicos o lugares de fácil acceso al público, áreas densamente pobladas o de gran concentración de personas o vehículos.

1.- Cuando, por motivos de emergencia, parada técnica, falla mecánica o accidente, el vehículo se detenga en un lugar no autorizado, debe permanecer señalizado y bajo vigilancia de su conductor o de las autoridades locales, salvo que su ausencia fuese imprescindible para la comunicación del hecho, pedido de socorro o atención médica.

2.- Solamente en caso de emergencia el vehículo puede estacionar o detenerse en las banquinas o bermas de las carreteras.

SECCION IV.

DEL PERSONAL INVOLUCRADO EN LA OPERACION DE TRANSPORTE.

ARTICULO 27.- Los conductores de vehículos que transporten mercancías peligrosas, deben poseer además de las habilitaciones exigidas por las normas de tránsito, un certificado de formación profesional expedido por la autoridad competente o la institución sobre la que ella delegue estas funciones.

Para la obtención de dicho certificado deberá aprobar un curso de capacitación básico obligatorio, y para prorrogarlo un curso de actualización periódico.

Cuando la tripulación de un vehículo estuviera constituida por más de una persona los eventuales acompañantes deben haber recibido la formación básica obligatoria para actuar en casos de emergencia.

ARTICULO 28.- El transportista, antes de movilizar el vehículo debe inspeccionarlo, asegurándose de sus perfectas condiciones para el transporte a que se destina, con especial atención a la cisterna, carrocería y demás dispositivos que puedan afectar la seguridad de la carga transportada.

ARTICULO 29.- El conductor, durante el viaje, es el responsable por la guarda, conservación y buen uso de los equipamientos y accesorios del vehículo, inclusive los exigidos en función de la naturaleza específica de las mercancías transportadas.

El conductor debe examinar, regularmente y en un lugar adecuado, las condiciones generales del vehículo. En particular, verificará grado de temperatura y demás condiciones de los neumáticos del vehículo, así como la posible existencia de fugas y de cualquier tipo de irregularidad en la carga.

ARTICULO 30.- El conductor interrumpirá el viaje, en lugar seguro, y entrará en contacto con la empresa transportista, autoridades o entidad cuyo número telefónico conste en la documentación de transporte, por el medio más rápido posible, cuando ocurriesen alteraciones en las condiciones de partida, capaces de poner en riesgo la seguridad de vidas, bienes o del medio ambiente.

ARTICULO 31.- El conductor no participará de las operaciones de carga, descarga y transbordo de mercancías, salvo que este debidamente orientado por el expedidor o por el destinatario, y cuente con la anuencia del transportador.

ARTICULO 32.- Sólo cuando el personal esté involucrado en las operaciones de carga, descarga, transbordo o en el caso que tuviera que atender una emergencia de mercancías peligrosas, deberá usar el traje y el equipamiento de protección individual, conforme a las normas e instrucciones provistas por el fabricante.

ARTICULO 33.- En las operaciones de transbordo de mercancías peligrosas a granel, cuando fueran realizadas en la vía pública, solo podrá intervenir personal que haya recibido capacitación sobre la operación y los riesgos inherentes a las mercancías transportadas.

ARTICULO 34.- Esta prohibido transportar viajeros en las unidades que transporten mercancías peligrosas, solo debe estar constituido por el personal del vehículo.

CAPITULO III.

DE LA DOCUMENTACION DEL TRANSPORTE.

ARTICULO 35.- Sin perjuicio de las normas relativas al transporte y al tránsito, a las mercancías transportadas y a las disposiciones fiscales, los vehículos automotores transportando mercancías peligrosas solo podrán circular portando los siguientes documentos:

a) declaración de carga legible emitida por el expedidor, conteniendo las siguientes informaciones sobre el producto peligroso transportado;

i) la denominación apropiada para el transporte, la clase o división acompañada si fuera el caso, por el grupo de compatibilidad, y el número de ONU en ese orden;

ii) el grupo de embalaje si correspondiera:

iii) declaración emitida por el expedidor de acuerdo con la legislación vigente, que el producto está adecuadamente acondicionado para soportar los riesgos normales de la carga, descarga, estiba, transbordo y transporte, y que cumple con la reglamentación en vigor;

b) instrucciones escritas (Fichas de Intervención en caso de Emergencia), en previsión de cualquier accidente que precisen en forma concisa:

i) la naturaleza del peligro presentado por las mercancías peligrosas transportadas, así como las medidas de emergencia;

ii) las disposiciones aplicables en el caso que una persona entrará en contacto con los materiales transportados o con las mercancías que pudieran desprenderse de ellos;

iii) las medidas que se deben tomar en caso de incendio y en particular los medios de extinción que no se deben emplear;

iv) las medidas que se deben tomar en el caso de rotura o deterioro de los embalajes o cisternas, o en caso de fuga o derrame de las mercancías peligrosas transportadas:

v) en la imposibilidad del vehículo de continuar la marcha, las medidas necesarias para la realización del transbordo de la carga, o cuando fuera el caso, las restricciones de manipuleo de la misma;

vi) teléfonos de emergencia de los cuerpos de bomberos, órganos policiales, de defensa civil, de medio ambiente y, cuando fuera el caso, de los organismos competentes para las Clases 1 y 7, a lo largo del itinerario.

Estas instrucciones serán proporcionadas por el expedidor de la carga conforme a informaciones proporcionadas por el fabricante o importador del producto transportado.

c) en el transporte de sustancias a granel, el original del certificado de habilitación para el transporte de mercancías peligrosas del vehículo y de los equipamientos, expedido por la autoridad competente;

d) el elemento o documento probatorio que el vehículo cumple con la Revisión Técnica Obligatoria;

e) documento original que acredite el curso de capacitación básico obligatorio actualizado del conductor de vehículos, empleados en el transporte de mercancías peligrosas por carretera:

En la documentación descripta precedentemente se considerara que:

1.- La información referida en el inciso a) de este artículo puede hacerse constar en el documento fiscal referente al producto transportado o en cualquier otro documento que acompañe la expedición.

Si se enumeran en un mismo documento mercancías peligrosas y no peligrosas, aquellas deben figurar primero o ser puestas de relieve de otra manera.

2.- El certificado de habilitación referido en el literal c) de este artículo perderá validez cuando el vehículo o el equipamiento:

a) tuviera sus características alteradas;

b) no obtuviera aprobación al ser inspeccionado;

c) no fuera sometido a inspección en las fechas estipuladas;

d) accidentado, no fuera sometido a nueva inspección, después de su recuperación.

– Cuando hubiera evidencias de que hayan ocurrido cualquiera de las alternativas previstas en el numeral anterior, el certificado debe ser recogido por la autoridad de fiscalización y remitido al organismo que lo haya expedido.

4.- Los documentos estipulados en este artículo no eximen al transportista de la responsabilidad directa por eventuales daños que el vehículo o equipamiento puedan causar a terceros, ni exime al expedidor de responsabilidad por los daños provocados por las mercancías, por negligencia de su parte.

CAPITULO IV.

DE LOS PROCEDIMIENTOS EN CASO DE EMERGENCIA.

ARTICULO 36.- En caso de accidente, avería u otro hecho que obligue a la inmovilización del vehículo que transporte mercancías peligrosas, el conductor adoptará las medidas indicadas en las instrucciones escritas a que se refiere el literal b) del Artículo 35, dando cuenta a la autoridad de tránsito o de seguridad más próxima, por el medio disponible más rápido, detallando lo ocurrido, el lugar, las clases y cantidades de los materiales transportados.

ARTICULO 37.- En razón de la naturaleza, extensión y características de la emergencia, la autoridad que intervenga en el caso requerirá al expedidor, al fabricante o al destinatario del producto la presencia de técnicos o personal especializado.

ARTICULO 38.- En caso de emergencia, accidente o avería, el fabricante, el transportista, el expedidor y el destinatario de la mercancía peligrosa darán apoyo y prestarán las aclaraciones que l es fueran solicitadas por las autoridades públicas.

ARTICULO 39.- Las operaciones de transbordo en condiciones de emergencia deben ser ejecutadas de conformidad con las instrucciones del expedidor, fabricante o del destinatario del producto y si es posible, con la presencia de la autoridad pública.

1.- Cuando el transbordo fuera ejecutado en la vía pública, deben ser adoptadas las medidas de seguridad en el tránsito y protección de personas y del medio ambiente.

2.- Quienes actúen en estas operaciones deben utilizar los equipos de manipuleo y de protección individual recomendados por el expedidor o el fabricante del producto, o los que se indican en las normas específicas relativas al producto.

3.- En caso de transbordo de productos a granel el responsable por la operación debe haber recibido capacitación específica sobre el tipo de mercancía.

CAPITULO V.

DE LOS DEBERES, OBLIGACIONES Y RESPONSABILIDADES.

SECCION I.

DE LOS FABRICANTES DE VEHICULOS, EQUIPAMIENTOS Y PRODUCTOS.

ARTICULO 40.- El fabricante de vehículos y equipos especializados para el transporte de mercancías peligrosas responderá por su calidad y adecuación a los fines a que se destinen.

ARTICULO 41.- El fabricante de la mercancía peligrosa debe:

a) proporcionar al expedidor las especificaciones relativas al adecuado acondicionamiento del producto y, cuando fuese el caso, el listado de equipos para situaciones de emergencia que se indican en el Artículo 12;

b) proporcionar al expedidor las informaciones relativas a los cuidados a ser tomados en el transporte y manipuleo del producto, así como las necesarias para la preparación de las instrucciones a que se refiere el inciso b) del Artículo 35:

c) proporcionar al transportista o expedidor las especificaciones para la limpieza y descontaminación de vehículos y equipamientos; y

d) brindar el apoyo y las informaciones complementarias que le fueran solicitadas por el transportista o por las autoridades públicas en caso de emergencia.

ARTICULO 42.- Cuando se realice la importación de un producto o equipamiento, el operador debe exigir del expedidor o fabricante todos los documentos necesarios para el transporte de mercancías peligrosas que conformen lo establecido en el Artículo 35.

Asimismo, dará cumplimiento a las obligaciones fijadas a la figura del expedidor o fabricante, de acuerdo a lo establecido en los Artículos 44 y 45 del presente Anexo.

SECCION II.

DEL CONTRATANTE DEL TRANSPORTE DEL EXPEDIDOR Y DEL DESTINATARIO.

ARTICULO 43.- El contratante del transporte debe exigir del transportista el uso de vehículos y equipamientos en buenas condiciones operacionales y adecuados al uso a que se destinen.

ARTICULO 44.- El contrato de transporte estipulará quien será el responsable, si el contratante o el transportista, por el suministro de los equipos necesarios para las situaciones de emergencia.

ARTICULO 45.- El expedidor debe:

a) proporcionar al transportista los documentos exigibles para el transporte de mercancías peligrosas asumiendo la responsabilidad por lo que declara;

b) brindar al transportista, de conformidad con el fabricante, todas las informaciones sobre el producto peligroso y los riesgos a él asociados, las medidas de seguridad en el transporte y las precauciones esenciales a ser adoptadas en caso de emergencia:

c) entregar al transportista las mercancías debidamente rotuladas, etiquetadas, marcadas y acondicionadas siguiendo las especificaciones del fabricante del producto, respetando las disposiciones relativas a embalajes y recipientes intermedios para graneles (RIC), que consten en las Normas de Especificación Técnica;

d) exigir del transportista la utilización de rótulos de riesgo y paneles de seguridad identificadores de la carga, conforme a lo establecido en las Normas de Especificación Técnica;

e) acordar con el transportista, en el caso que este no lo posea, el suministro de rótulos de riesgo y paneles de seguridad, o equipos específicos para atender las situaciones de emergencia, con las debidas instrucciones para su correcta utilización;

f) no aceptar el uso de vehículos o equipos cuando existieran evidencias claras de su inadecuación o mal estado de conservación y exigir, el porte en condiciones de validez, de los certificados referidos en los literales c), d) y e) del ARTICULO 35;

g) exigir al transportista, previo a la carga de producto a granel, una declaración firmada bajo responsabilidad de éste, que indique cual fue, como mínimo, el último producto transportado por el vehículo y las normas utilizadas en la descontaminación.

ARTICULO 46.- El expedidor y el destinatario prestarán todo el apoyo posible, y darán las aclaraciones necesarias que fueran solicitadas por el transportista o autoridades públicas, en casos de emergencia en el transporte de productos peligrosos.

ARTICULO 47.- Las operaciones de carga y de descarga son de responsabilidad, salvo pacto en contrario, del expedidor y del destinatario respectivamente. A ellos corresponderá dar capacitación y orientación adecuada al personal interviniente, en cuanto a los procedimientos a ser adoptados en esas operaciones.

1.- El transportista será corresponsable por las operaciones de carga o descarga, cuando en ellas participe por acuerdo con el expedidor o con el destinatario.

2.- Las operaciones de carga o descarga en dependencias del transportista, pueden por común acuerdo entre las partes involucradas, ser de responsabilidad de éste.

ARTICULO 48.- En la carga, estiba y descarga de mercancías peligrosas, el expedidor y el destinatario respectivamente, tomarán las precauciones necesarias para la preservación de los bienes de propiedad del transportista o de terceros.

SECCION III.

DEL TRANSPORTISTA DE CARGA.

ARTICULO 49.- Constituyen deberes y obligaciones del transportista de carga por carretera:

a) dar adecuado mantenimiento y utilización a los vehículos y equipamientos;

b) hacer inspeccionar las condiciones de funcionamiento y seguridad del vehículo y equipamientos, de acuerdo con la naturaleza de la carga a ser transportada, en la periodicidad reglamentaria;

c) supervisar para resguardo de las responsabilidades del transporte, las operaciones ejecutadas por el expedidor o el destinatario de la carga, descarga y transbordo, adoptando las precauciones necesarias para prevenir riesgos a la salud e integridad física de su personal y al medio ambiente:

d) obtener el certificado de habilitación para el transporte de mercancías peligrosas a granel;

e) transportar productos a granel de acuerdo con lo especificado en el certificado de habilitación (literal e) del Artículo 35, y exigir del expedidor los documentos referidos en los literales a) y b) del mismo Artículo;

f) transportar mercancías peligrosas en vehículos que posean en vigencia la Revisión Técnica Obligatoria.

g) comprobar que el vehículo porte la documentación exigida, así como el conjunto de equipamientos necesarios para las situaciones de emergencia, accidente o avería (Artículo 12), asegurándose de su buen funcionamiento;

h) instruir al personal involucrado en la operación de transporte sobre la correcta utilización de los equipamientos necesarios para las situaciones de emergencia, accidente o avería, conforme a las instrucciones del expedidor;

i) observar por la adecuada calificación profesional del personal involucrado en la operación de transporte, proporcionándole el curso de capacitación basteo obligatorio y la licencia habilitarte para el transporte de mercancías peligrosas;

j) proporcionar a su personal los trajes y equipamientos de seguridad en el trabajo, recomendando que sean utilizados en las operaciones de transporte, carga, descarga y transbordo;

k) proporcionar al expedidor, la declaración a que se refiere el literal g) del Artículo 45;

l) comprobar la correcta utilización en los vehículos y equipos, de los rótulos de riesgo y paneles de seguridad adecuados para las mercancías transportadas;

m) realizar las operaciones de transbordo cumpliendo los procedimientos y utilizando los equipamientos recomendados por el expedidor o el fabricante del producto; y

n) dar orientación en lo referente a la correcta estiba de la carga en el vehículo siempre que, por acuerdo con el expedidor, sea corresponsable por las operaciones de carga y descarga.

Si el transportista recibiera la carga precintada y estuviera impedido, por el expedidor o el destinatario, de acompañar las operaciones de carga o descarga, esta eximido de la responsabilidad por accidente o avería ocurridos por el mal acondicionamiento de la misma.

ARTICULO 50.- Cuando el transporte fuera realizado por un transportista subcontratado, los deberes y obligaciones a que se refieren los literales g) a m) del artículo anterior, constituyen responsabilidad de quien lo haya contratado.

ARTICULO 51.- El transportista rehusará realizar el transporte, cuando las condiciones de acondicionamiento de las mercancías no estuvieren conforme a lo estipulado en este Reglamento General o demás normas e instrucciones, o presentaren signos de violación, deterioro, o mal estado de conservación, bajo pena de responsabilidad solidaria con el expedidor.

SECCION IV.

DE LA FISCALIZACION.

ARTICULO 52.- La fiscalización del cumplimiento de este Reglamento General, como así también, de las demás normas e instrucciones aplicables al transporte, serán ejercidas por las autoridades competentes.

1.- La fiscalización del transporte comprende:

a) examinar los documentos de porte obligatorio (Artículo 35);

b) comprobar la adecuada instalación de los rótulos de riesgo y paneles de seguridad en los vehículos y equipos (Artículo 11) y los rótulos y etiquetas de acondicionamiento (Artículo 16);

c) verificar la existencia de fugas en el equipo de transporte de carga a granel;

d) observar la colocación y estado de conservación de los embalajes;

e) observar el estado de conservación de los vehículos y equipamientos; y

f) verificar la existencia del conjunto de equipamientos de seguridad.

2.- Esta prohibida la apertura de los bultos que contengan mercancías peligrosas por parte de lo servicios de inspección del transporte.

ARTICULO 53. Observada cualquier irregularidad que pudiera provocar riesgos a personas, bienes y, o al medio ambiente la autoridad competente deberá tomar las providencias adecuadas para subsana la irregularidad pudiendo, si fuera necesario, determinar:

a) la retención del vehículo y equipos, o su remoción a lugar seguro a un lugar donde pueda ser corregida la irregularidad;

b) la descarga y transferencia de los productos a otro vehículo o a lugar seguro; y

c) la eliminación de la peligrosidad de la carga o su instrucción, con orientación del fabricante o del importador del producto y, cuando fuera posible, con la presencia del representante de la entidad aseguradora.

Estas disposiciones podrán ser adoptadas en función del grado y naturaleza del riesgo, mediante evaluación técnica y siempre que sea posible, con el acompañamiento del fabricante o importador- del producto, contratante del transporte, expedidor, transportista y representantes de los órganos de defensa civil y del medio ambiente.

Durante la retención, el vehículo permanecerá bajo custodia de la autoridad competente, sin perjuicio de la responsabilidad del transportista o de otro agente por los hechos que dieran origen.

CAPITULO VI.

DE LAS INFRACCIODIES Y PENALIDADES.

ARTICULO 54.- La inobservancia de las disposiciones reglamentarias referentes al transporte de mercancías peligrosas, somete al infractor a sanciones aplicables conforme al régimen establecido al efecto.

ARTICULO 55.- La aplicación de las penalidades previstas en el artículo anterior no excluye otras previstas en legislaciones especificas, ni exime al infractor de las responsabilidades civiles y penales que correspondieran.

(Nota Infoleg: Por art. 1º de la Resolución Nº 208/99 de la Secretaría de Transporte B.O. 23/06/1999, se incorpora al presente Reglamento el “Régimen de Infracciones y Sanciones al Acuerdo para la Facilitación del Transporte de Mercancías Peligrosas en el MERCADO COMUN DEL SUR (MERCOSUR)”, aprobado por Decisión Nº 8/97 del Consejo del Mercado Común.)

(Nota Infoleg: Por art. 1º de la Resolución Nº 110/97 de la Secretaría de Transporte B.O. 11/12/1997, se incorpora al presente Reglamento, el “Programa de Curso de Capacitación Básico Obligatorio para Conductores de Vehículos Empleados en el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera”.)

(Nota Infoleg: Por art. 1º de la Resolución Nº 195/97 de la Secretaría de Obras Públicas y Transporte B.O. 29/07/1997, se incorporaron al presente Reglamento las “Normas Técnicas para el Transporte Terrestre”.)


“ENTRE RIOS- DOCUMENTAL PARA CIRCULAR”

Para transitar en las rutas de la Provincia se exigen los requisitos establecidos en la Ley de Nacional de Tránsito Nº 24449 en lo atinente a las normas que deben cumplimentar los vehículos de carga, debiendo también ajustarse a otras disposiciones vigentes correspondientes a la clase de la mercadería transportada en cada unidad, p.e. las que se establecen en el Código Alimentario Nacional (Ley 18284) o las disposiciones emanadas del Decreto Nº 779/95, reglamentario de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial Nº 24449, cuya norma es de aplicación para el Transporte de Mercaderías Peligrosas por Carretera.

Ratificamos que los requisitos que se exigen son los correspondientes a las disposiciones vigentes para el transporte de mercaderias en general no habiendo ninguna norma oficial de la provincia.

– Cédula Verde a nombre del titular del vehículo o cédula azul a favor del autorizado a la conducción del vehículo.
– Cédula Amarilla (en caso de poseer el vehículo GNC) y oblea vigente
– Constancia de seguro automotor obligatorio vigente
– Constancia de Pago del seguro automotor obligatorio vigente
– Constancia de pago de impuesto automotor (patente)
– Constancia de Verificación Técnica Vehicular y oblea, ambas vigentes
– Constancia de inscripción del vehículo en RUTA (Registro Único de Transporte Automotor)
– Dependiendo del tipo de carga, inscripción en la CNRT

Ministerio de Economía y Finanzas Públicas Superintendencia de Seguros de la Nación 2008 – Año de la Enseñanza de las Ciencias
COMUNICACIÓN SSN 1995 23/12/2008
Circular SSN REG 128 Resolución N° 33.685

SINTESIS: Artículo 44, Anexo I, del Decreto 1716/2008 Se modifica el punto 25.1.5.1. del Reglamento General de la Actividad Aseguradora.

A las entidades sujetas a la supervisión de la Superintendencia de Seguros de la Nación:

Tengo el agrado de dirigirme a ustedes para llevar a su conocimiento que se ha suscripto la Resolución de referencia cuya parte dispositiva se transcribe seguidamente:

ARTÍCULO 1º.- Sustituyese el punto 25.1.5.1. del Reglamento General de la Actividad Aseguradora por el siguiente texto:

“25.1.5.1 Los contratos de la rama vehículos automotores y/o remolcados deben contener en todos los casos (pólizas individuales o colectivas), además de los datos requeridos por las normas vigentes, un detalle de los vehículos asegurados indicando: Marca, Modelo, Año de Fabricación, Tipo, Uso, Identificación del Vehículo (Patente, Nº de Chasis y de Motor), Cobertura, Suma Asegurada del Casco, Límite de Indemnización para Responsabilidad Civil y Franquicias. En las pólizas colectivas también se incluirá el nombre del Asegurado.

En las pólizas colectivas deberá entregarse por cada vehículo cubierto un Certificado de Incorporación que incluirá los datos mencionados en el primer párrafo del presente punto y el Número de póliza, vigencia y domicilio del Asegurado.

Previo a la celebración de contratos de seguros de vehículos automotores y/o remolcados, la aseguradora deberá:

a) Para las coberturas sobre el casco del vehículo:

1. deberá exigirse la acreditación de la titularidad dominial del mismo. El asegurador podrá pactar con el asegurado y/o tomador un plazo no mayor de treinta (30) días a los efectos de su cumplimiento, debiendo consignarse en forma expresa que, si transcurrido dicho plazo no se acreditare la titularidad de dominio, la cobertura quedará automáticamente suspendida hasta su efectiva acreditación.

2. deberá verificarse que el asegurado hubiere dado cumplimiento con su presentación a la Convocatoria Obligatoria del Parque Automotor, dispuesta por la Dirección Nacional de Registros Nacionales de la Propiedad Automotor y de Créditos Prendarios.

b) Para la cobertura de Responsabilidad Civil: deberá exigirse el cumplimiento de la revisión técnica obligatoria en los casos que en la jurisdicción en la que se pretenda asegurar el vehículo se encuentre en funcionamiento dicho sistema, de acuerdo a la información suministrada por la AGENCIA NACIONAL DE SEGURIDAD VIAL ”.

Página 1 de 2
SUPERINTENDENCIA DE SEGUROS DE LA NACION
Av. Pte. Julio Argentino Roca 721 – (C1067ABC) – BUENOS AIRES – ARGENTINA

Tel.: (0054) 011 – 4338-4000 (Líneas Rotativas) / Fax: Int. 1203-1504-1602-1729-1802-1919
Stand de Atención al Público – Planta Baja (Int. 1013 – Horario 10:30 a 17:30 hs.)
En Internet: www.ssn.gov.ar
Ministerio de Economía y Finanzas Públicas Superintendencia de Seguros de la Nación, 2008 – Año de la Enseñanza de las Ciencias

ARTICULO 2º.- Lo dispuesto en el artículo 1º será de aplicación para pólizas emitidas a partir del 1º de febrero de 2009, inclusive.

ARTICULO 3º.- Regístrese, comuníquese y publíquese en el Boletín Oficial.
Saludo a ustedes atentamente.

Miguel Baelo
Superintendente de Seguros

LA PRESENTE COMUNICACIÓN CONTIENE 2 PAGINAS. MODIFICA EL PUNTO 25.1.5.1. del REGLAMENTO GENERAL DE LA ACTIVIDAD ASEGURADORA. CIRC. ANT. IDENT. Nº 6582
Página 2 de 2
SUPERINTENDENCIA DE SEGUROS DE LA NACION
Av. Pte. Julio Argentino Roca 721 – (C1067ABC) – BUENOS AIRES – ARGENTINA
Tel.: (0054) 011 – 4338-4000 (Líneas Rotativas) / Fax: Int. 1203-1504-1602-1729-1802-1919
Stand de Atención al Público – Planta Baja (Int. 1013 – Horario 10:30 a 17:30 hs.)
En Internet: www.ssn.gov.ar

Riesgo en el transporte

Cuando hablamos de logística la definimos como una función corporativa estratégica que genera el puente entre el producto (suministros y manufactura) y los mercados. Esta función es capaz de sistemáticamente agregar valor al accionista y al cliente a la vez que reduce los costos asociados del acceso a nuevos mercados. Naturalmente dicha labor de agregación de valor y de utilización de recursos se enmarca en procesos que buscan la “optimización”. En efecto, uno de los objetivos de la logística es minimizar el costo total de logística medido con base en el costo del transporte, el almacenamiento, el manejo de inventario y las ventas perdidas, sujeto un nivel esperado de servicio y a unos tiempos de respuesta objetivos. Sin embargo, en Colombia el cumplir con la 7 R de la logística (Right Product, Right customer, Right place, Right condition, Right quantity, Right time, Right price ) es y será cada vez mas complicado; en muchos casos no se conoce el impacto del riesgo operativo en la cadena de abastecimiento en el desarrollo de eventos siniestrales como la piratería terrestre. Para dar una idea de la magnitud del problema en Colombia el costo de los siniestros pagados y causados por la piratería (Fuente Fasecolda) durante el año 2001 fueron de U$ 31 millones de dólares; si asumimos la proporción de los costos directos de los siniestros a costos indirectos dada por H.W. Heinrich, el problema en su totalidad tendría un costo de U$124 mll. Naturalmente este cálculo es muy conservador. Uno más realista daría valores cercanos a los U$ 306 millones de dólares, que representa algo así como el 5% del costo del transportes y almacenamiento en Colombia durante todo el año 2001. En días pasados una de nuestras empresas multinacionales más importantes del país hablaba en un periódico de económico de alta circulación, que el costo de la piratería en su operación fue del 10% del valor de las utilidades netas durante el año 2001. Realmente una cifra muy respetable dado el valor de dichas utilidades. El tema, sin duda, es de una actualidad indiscutible y de una incidencia importante en el desarrollo de nuestras cadenas productivas.

Por lo corto del artículo nos referiremos a la logística del transporte y distribución por ser el elemento estratégico que más pesa dentro de los costos logísticos y al riesgo operativo asociado a la piratería terrestre. Con relación al tema de riesgo partimos de la premisa que si el riesgo es inherente a toda actividad es necesario entonces “Gerenciarlo”. Para garantizar una exitosa gestión de transportes entendemos que el riesgo de transportes está soportado por tres grandes columnas claves a saber:

  • Equipo competitivo
  • Conocimiento del entorno
  • Mejores prácticas en prevención y protección de riesgos en el transporte y distribución.

Estos temas serán desarrollados mas adelante.

Coincidencialmente, estas tres áreas están relacionadas de alguna manera con los tres pilares fundamentales en la Gestión del Supply Chain (Fuente Ing. Luis Enrique Fajardo en su curso Logística) que son:

  • Demanda estimada.
  • Estrategia de distribución.
  • Equipo competitivo.

Es decir de la aplicación de buenas prácticas en la gestión del Gerenciamiento del Riesgo del Transporte inciden en una buena gestión del Supply Chain. De hecho, estudios actuariales realizados por SEGUROS BOLIVAR S.A. muestran que las buenas prácticas en el Gerenciamiento del Riesgo de Transportes tienen una alta incidencia en el desarrollo de una estrategia de transporte y distribución mediante el mejoramiento de los indicadores de servicio, tiempo, productividad y financieros.

En Latinoamérica incluyendo Colombia, la mayoría de las pérdidas por piratería están relacionados con el personal de las empresas generadoras de carga, en efecto alrededor del 87% de los eventos en Colombia están relacionados con personal que interviene en las cadenas de abastecimiento. Por este motivo todo los esfuerzos que se canalicen al mejoramiento de nuestro personal tendrá las mejores resultados en los indicadores de siniestralidad por piratería terrestre. Específicamente los cursos relacionados con la prevención y seguridad en rutas dan magníficos resultados. Una cifra dada por Humberto Breccia, Managing Directos de Celsur Logistic dice que el costo de cada dólar invertido en prevención evita 4.2 veces el costo de los siniestros, cifra que se puede utilizar para cualquier justificación de proyectos en la prevención de riesgos en el transporte.

Otro pilar es el manejo de entorno. Este punto es fundamental. Sin duda, es mejor estar preparados para algo que no va a suceder, a que nos suceda algo para lo cual no estamos preparados. Es muy importante hacer ejercicios de prospección en el desarrollo de nuestro conflicto armado para conocer sus implicaciones directas en la definición de un adecuado Gerenciamiento del Riesgo del transporte, conocer las rutas mas siniestradas, los horarios más favorables para los delincuentes, el tipo productos mas apetecidos, las modalidades más comunes, el tipo y la forma de las organizaciones delictivas presentes en Colombia. El primer paso para entender un problema, es identificarlo plenamente. Del entendimiento de las distintas modalidades y circunstancias de nuestros delitos por piratería terrestre son una de las llaves para la implementación de buenas prácticas en prevención y seguridad. Temas como la flexibilidad de nuestras redes de distribución, flexibilidad en la utilización de flota propia o no propia, la definición de rutas, el rastreo, el incremento de los stocks de seguridad, la implementación de procesos colaborativos como el ECR y etc., serán el pan de cada día durante los próximos meses (años).

Un punto también clave para el entendimiento del tema planteado es que “la experiencia” nos enseña que las “Experiencias” son aplicables un evento posterior al del aprendizaje, por tanto todos los problemas encontrados en los diferentes incidentes y accidentes en el transporte deben servir como fuente de retroalimentación para la corrección de las políticas de seguridad y el mejoramiento continuo. Dicha fuente de información permite crear los escenarios más frecuentes de ocurrencia, para poder contrarrestar sus efectos de manera lógica y adecuada. Hoy por hoy los siniestros son una oportunidad clave de conocimiento.

Dentro del proceso formal de gerenciamiento del riesgo del transporte se identifican las siguientes fases:

  • Identificación del riesgo.
  • Análisis del riesgo.
  • Tratamiento del riesgo.
  • Financiación del riesgo.

Una vez hallamos identificado los riesgos asociados al transporte debemos cuantificarlos, para lo cual en el mercado existen herramientas de ingeniería financiera para la medición y la valoración de los riesgos asociados a una decisión bajo incertidumbre. Cuantificar científicamente los riesgos es un paso para controlarlos, por lo tanto la inclusión de metodologías para cuantificar el valor en riesgo como el (VaR) asociado a las decisiones bajo incertidumbre en cadenas de abastecimiento son fundamentales para su control.

Una manera alternativa y aproximada para cuantificar los riesgos es partir de la experiencia siniestral (de por lo menos 5 años) pasada determinando los costos directos y los más importantes los costos indirectos como los siguientes:

  • Gastos por tiempo perdido como salarios y prestaciones de los gerentes y supervisores, salarios no productivos de los operadores y gastos por extensión de beneficios a los operadores.
  • Incapacidad por lesiones.
  • Costo del tiempo en que el vehículo está ocioso.
  • Algunos vehículos tienen tasas de financiamiento muy costosas. Estas pueden ser las establecidas para que el vehículo rinda al máximo o para cubrir el arrendamiento.
  • Costos de las reparaciones del vehículo.
  • Costos de reprocesamiento de la carga dañada o perdida.
  • Costos de saneamiento.
  • Se deben de incluir gastos como materiales extras, equipo, mano de obra y posibles servicios de fuera de la empresa.
  • Costo de la perdida de mercado. Posiblemente sea uno de los costos más difíciles de evaluar, pero el impacto en el crecimiento económico de las empresas llega a ser muy alto.
  • Costos misceláneos.
  • Intereses pagados sobre fondos operacionales.
  • Renta y mantenimiento de las instalaciones.
  • Servicio de mantenimiento y refacciones.
  • Pago de tiempo extra.
  • Depreciación.
  • Impuestos.
  • Sanciones. Esto incluye los gastos a causa de demoras, sanciones contractuales, y sanciones impuestas por organismos oficiales.
  • El tiempo empleado en estos organismos, si no se incluyo en los gastos por perdida de tiempo, se debe de incluir en este concepto.
  • Gastos legales. Estos gastos pueden ser substanciales, dependiendo del tipo de siniestro y de las leyes locales.
  • Gastos por gratificaciones.Estos gastos pueden llegar convertirse en una renta fija para las empresas. En asaltos y robos puede considerarse a las custodias que solo brindan protección.
  • Costos asegurados. Pago de la prima del seguro por el siniestro.
  • El costo de todos los accidentes por debajo del deducible.
  • Incremento futuro en las primas y deducibles.
  • Cancelación del seguro.
  • Otros gastos como gastos de transporte de lesionados, primeros auxilios y otros muchos que se pueden producir.

Una vez estos costos estén actualizados se pueden proyectar con indicadores de deterioro de la siniestralidad (que naturalmente dependerán del entorno y del tipo de gerenciamiento del riesgo del transporte). Con los datos consolidados nos dará una primera aproximación del costo real del riesgo del transporte en nuestras cadenas de abastecimiento. Una vez se hallan cuantificado el riesgo se debe determina el tratamiento adecuado para disminuirlo o mitigarlo. Bueno pero cual es el mensaje final para una adecuado Gerenciamiento del Riesgo, pues bien la respuesta consiste en mezclar prevención, la seguridad, y contar con una aseguradora que entienda la problemática de cadenas de abastecimiento.

A futuro, se vislumbra la utilización de herramientas de optimización como los APS (Advanced Planning and Scheduling). En ambientes de alta incertidumbre nuestros gerentes deben enfrentar múltiples tipos de riesgos, dentro de los cuales los más importantes con respecto a la planificación de la cadena de abastecimiento son: i) el riesgo del mercado, compuesto por el riesgo del precio y el riesgo del volumen asociados a las transacciones de compra/venta de bienes y/o servicios que se realizan en los mercados; y ii) el riesgo operacional , asociado a las actividades que se desarrollan para llevar a cabo el negocio. La utilización de modelos de optimización estocástica, que asumen que “no se sabe que es lo que a pasar, pero que si se sabe que es lo que puede pasar” será de una gran ayuda para optimizar la inversión y costo de las materias primas, producción, del transporte, y de distribución, satisfaciendo un nivel deseados de riesgo y de servicio al cliente.

Finalmente y a manera de reflexión quiero repetir los mismos tres consejos que me concedió hace tres año el Dr. Hernando Ospina, Gerente de Logística de una de las empresas más importantes del país:

  • La logística tiene que ver con “cadenas” de abastecimiento.
  • Como en toda cadena la cadena es mas fuerte como lo sea cada uno de sus eslabones.
  • Siempre que se estudien los problemas de las cadenas se debe estudiar las causas iniciales, no sus efectos.

 

Artículos Relacionados